Inicio‎ > ‎Noticias‎ > ‎

N1205 MANIFIESTO DE LA TIZA Y EL GERANIO

publicado a la‎(s)‎ 6 feb. 2012 4:36 por loren loren   [ actualizado el 7 feb. 2012 0:42 ]



Contra la ordenanza INcivica

 Somos subversivas. O por lo menos así nos considera el Ayuntamiento de Zaragoza. Armadas con maceteros llenos de geranios y con trozos de tiza, la pasada primavera nos lanzamos a la calle a reivindicar, a proponer, a compartir con los demás demandas que creemos justas. Pero al igual que nosotras no entendemos la vida sin luchar por un mundo mejor, el equipo de Gobierno municipal no entiende que existe un derecho constitucional que nos ampara, y es el derecho a la protesta, derecho a la crítica de un sistema caduco que ya no nos sirve.
Recientemente, varias de nosotras hemos recibido notificaciones de sanciones graves, con multas que pueden alcanzar los 1.500 euros por haber infringido la “ordenanza cívica”, es decir:
  • Por dañar el espacio público pintando con tiza en el suelo de la calle Alfonso con consignas tan peligrosas como “Acampa” o “____”.
  • Por pintar la prolongación del carril bici del Coso Bajo y colocar maceteros con geranios para delimitarlo. Poco después los servicios de limpieza lo borraron, y semanas más tarde el Ayuntamiento pintó oficialmente los 20 metros de ciclovía que reivindicábamos.
  • Por pegar carteles de la Asociación de Vecinos.
Reclamamos la derogación inmediata de la “Ordenanza Cívica”. Una norma que no sirve para proteger el espacio urbano, sino que en manos de un Gobierno represivo sólo sirve para  criminalizar a los movimientos sociales. Para señalarnos con el dedo y acusarnos de vándalos. Pero sabemos que no lo somos.
Los verdaderos criminales se sientan en despachos de entidades financieras que desahucian a la gente de sus casas.
Los verdaderos criminales disfrutan de las fortunas amasadas con la especulación de la burbuja inmobiliaria y hoy guardadas a buen recaudo en paraísos fiscales.
Nuestro gran pecado sólo ha sido salir a la calle y lanzar un grito para despertar vuestras conciencias. Y vamos a seguir haciéndolo.

¡Salud y muerte a la ordenanza IN cívica!


Comments